¿Cómo evitar fisuras en nuestros tratamientos de conductos?
Ana Arias
¿Cómo evitar fisuras en nuestros tratamientos de conductos?

La literatura científica ha demostrado ampliamente que la causa más común de extracción dentaria es la fractura dental, situación que afecta especialmente a los dientes endodonciados. Vivimos en la era de la odontología mínimamente invasiva, concepto que debe incluir también a la endodoncia. Idealmente, todos los especialistas encaminados a conservar dientes debemos elegir filosofías y tecnología que permitan respetar la mayor cantidad de tejido dentario sano y reemplazar el perdido con aquellos materiales de comportamiento similar a la dentina para mantener la máxima resistencia del diente problema. Pero esto no es suficiente. Con el aumento en la esperanza de vida de nuestros pacientes y el auge de los implantes, tenemos una responsabilidad aún mayor y debemos poner más énfasis en la determinación del pronóstico del diente a largo a plazo; centrándonos no solo en las posibilidades de éxito del tratamiento de conductos, sino muy especialmente en la viabilidad del complejo considerando las características individuales de cada paciente. El objetivo de esta conferencia es abordar este tema combinando la presentación de casos clínicos con la evidencia científica disponible.